Miguel Angel Cid

Leonel y la cobardía sin límites

Parece que el pánico de Leonel Fernández viene de lejos. En esta columna se ha hecho referencia a ese miedo en varias ocasiones. Las pruebas están a pedir de boca.

¡Oh Dios! el Congreso del siglo XXI

El Congreso dominicano entró de lleno al siglo XXI. Las perspectivas pintan halagüeñas a partir del 2020. Una pléyade de especialistas en todo serán diputados y senadores.

Orden 33-19 deja sin caretas a los ultranacionalistas y la iglesia

La Orden Departamental 33-19 del Ministerio de Educación del 22 de mayo pasado desató un reperpero inexplicable. El “juidero” es prueba fehaciente del terror que tienen los poderes fácticos del país a la construcción de la dignidad humana.

Presupuesto Participativo: del municipio al Estado Nacional

En la víspera del siglo XXI, Villa González, municipio cercano a Santiago, trascendió los límites nacionales con el Presupuesto Participativo Municipal (PPM). Hoy, el reto es profundizar la participación en el Presupuesto General del Estado.

Intoxicación en las escuelas, una constante cíclica

Desde el momento que se estableció el desayuno escolar, son frecuentes los conflictos entre las autoridades educativas y los familiares de los estudiantes. Con la llegada de la tanda extendida, la discordia creció. ¿Cuáles son las razones de las protestas?

El Poder cambia de cama, ahora le toca a Bella Vista

El Poder, visto literalmente puede ser definido como un espíritu en movimiento constante y perenne. De ahí, que al personificar el poder, siempre está latente el ¿hasta cuándo durará la bonanza?

Solo con él se gana, por eso Leonel apoyará a Danilo

Desde tiempo atrás, amigos y relacionados, inscritos en otras parcelas político-partidarias insistían en definir el PLD como un partido teatrero. Hace 30 años, que me quite la capa morada de encima. Mientras, observo la disputa entre Leonel Fernández y Danilo Medina por el control del partido. Los matices de la pugna, les dan la razón a mis amigos.

Adiós al 2018, recibamos felices el 2019

Al publicarse este artículo, habrá transcurrido un lapso de 363 días del 2018. Al año, le quedan dos días de vida. En consecuencia, es imposible que en 48 horas se pueda comer, beber, estudiar o gozar “de a duro” lo que se dejó de hacer durante todo el año.

PLD, un ejemplo roto de democracia interna

El PLD fue un ejemplo roto de democracia interna, solidaridad y respeto a los demás compañeros

Cuidadito si te pica la cacata

Los obreros tabaqueros almorzaron, luego de terminar su plato, Ramón se recostó encima de una troja de tabaco a dormir la siesta. Al rato, cuando ya Ramón dormía, Radha cogió una cacata muerta, la puso al pié de la troja donde Ramón dormía y sacó su colín afilado y puntiagudo. La pierna derecha de Ramón […]

Entrevistas